Significado de los símbolos del Santuario 

 

  

Estatua del Arcángel San Miguel:

El nombre Miguel significa en hebreo ¨Quien como Dios¨. El primer Santuario consagrado al Arcángel está en el sur de Italia, en el Monte Gargano. En este lugar él se apareció tres veces entre los años 490 y 493. En su última aparición manifestó que ese lugar no necesitaba ser bendecido porque él ya lo había consagrado con su presencia como su Santuario. El 29 de septiembre del año 493, después de haber escuchado la voluntad del Arcángel, el pueblo con su Obispo celebró solemnemente la primera Misa en la gruta-Santuario del gran Arcángel San Miguel.

Su estatua se ubica a la izquierda del retablo. La capilla del cementerio del antiguo convento de Schoenstatt estaba dedicada a él. Con el correr de los años, cada Santuario que se ha ido construyendo lleva su imagen.

El Arcángel posee tres atributos: la Lanza, signo de su lucha victoriosa contra Lucifer; el Escudo, con el significado de su nombre –Quis ut Deus- recuerda su entrega incondicional a Dios; y la Balanza lo identifica como el que defiende y acompaña al alma en la hora de la muerte.

El P. K. señala: ¨San Miguel es primeramente... el protector del Santísimo Sacramento del altar. La segunda gran tarea del Arcángel San Miguel es ser el ayudante nato y escogido de la querida Madre de Dios en la lucha contra el Demonio... Al colocarnos al lado de San Miguel, en él y con él, ayudamos a la querida Madre de Dios a vencer al Demonio y a los poderes demoníacos en el mundo actual¨. (Palabras del P.K. a la Liga Apostólica en 1966).

 

San Pablo:

Referencia permanente a las metas apostólicas de Schoenstatt. San Pablo tuvo como tarea de vida anunciar el misterio de Cristo; él fue un ejemplo luminoso para el P. Kentenich, quien señaló que su misión era anunciar el misterio de María.

Su atributo general es un libro o un rollo de pergamino, tal como en el caso de los demás apóstoles. Su atributo personal es la espada, que simboliza el estilo tajante de sus cartas, a la vez que señala el objeto con el que le darían muerte.

 

 

San Pedro:

Referencia permanente a las metas apostólicas de Schoenstatt. En el Acta de Fundación del Movimiento (18 de octubre de 1914) se hace referencia explícita a San Pedro quien, ¨al ver la gloria del Señor sobre el Tabor exclamó gozoso: ¨¡qué bueno es estar aquí, construyamos aquí nuestras tiendas!¨

Su atributo general es un libro o un rollo de pergamino, tal como en el caso de los demás apóstoles. Desde el período románico, sin abandonar el libro, aparece con su atributo personal y definitivo: las llaves del cielo, en cuyo dentado aparecen las letras de su nombre: PE ó PR.

 

 

Corona:

Sobre la imagen de la Virgen hay una corona cuya simbología es la siguiente:

La Base representa la Diócesis, el mundo, la comunidad genérica. En ella está escrita nuestra misión diocesana de ser: "Familia Santuario corazón de las Nuevas Playas¨. Es como el anuncio profético que toda la corona quiere expresar. En el primer plano está el Santuario, corazón de las Nuevas Playas, que expresa todo nuestro mundo de experiencias e ideas vitales, pero además, es el lugar donde encontrar al P. Kentenich.

Detrás del Santuario está el Sol que nace sobre las Nuevas Playas, es Jesucristo ¨el Señor¨, el Hombre-Dios, que María quiere hacer nacer en nosotros.

El Sol está en el centro, hacia él, o desde él, concurren o nacen los tres picos que terminan en la flor de la azucena. Estos picos están en un planto posterior, y representan a las tres gracias que la Santísima Virgen derrama sobre el mundo.

En los laterales hay dos superficies triangulares sobresalientes que simbolizan los Santuarios, los consejos evangélicos, los medios ascéticos propios, etc.

Rematando los picos, y sobre ellos, aparecen las tres azucenas con sus tres hojas que representan la pureza, la perfección, la inmaculada, la belleza, etc., es decir: la Santísima Virgen, el ¨Hombre Nuevo¨, los altos ideales, el origen de las gracias, etc.

Por delante y detrás de los picos, se ven como imágenes de personas tomadas de la mano, que representan la Familia Santuario, que atraída hacia él, se dejaron transformar y permitieron que naciera el Señor en sus corazones. La Familia Santuario está firmemente unida a las ¨azucenas¨ y sobre sí, por la sangre de Cristo.

Finalmente, y atrás aparecen dos superficies curvas, que representan dos grandes olas, símbolo del mar embravecido por los vientos huracanados. El mar es en la simbología bíblica un lugar tenebroso de donde surgen los enemigos de Dios, el dragón apocalíptico, que va a ser aplastado. Por ello, también las olas representan el nuevo mar de las Nuevas Playas, pero ahora serán olas de misericordia que llegan y sostienen también a la Familia Santuario, corazón de las Nuevas Playas.

¨USTEDES SON MI CORONA¨ P.K.

Cruz de la Unidad:

Podemos, ciertamente, llamarla ¨nuestra bandera para la Nueva Evangelización¨ porque constituye una muy acertada síntesis plástica de la riquísima cristología que fundamenta el proyecto evangelizador del P. Kentenich. Pero, también es un signo de la victoriosidad de las ¨gracias de unidad¨ que la Mater ha regalado desde nuestro Santuario-Cenáculo (Bella Vista – Sgo. de Chile) para ratificar la eficacia de esa misión redentora de los vínculos naturales y sobrenaturales que nuestro Fundador nos confiara el 31-V-49. Simbólicamente, ella expresa con gran belleza el mensaje mariano de Schoenstatt.

Este Cristo es un Cristo de la Unidad: el Cristo filial, íntimamente unido al Padre; el Cristo paternal, íntimamente unido a los hombres; el Cristo mariano, íntimamente unido a María; y el Cristo comunitario, íntimamente unido a su Iglesia. El que durante la última Cena expresa el deseo más ardiente de su corazón: ¨Que todos sean Uno, como Tú, Padre y yo somos Uno¨ (Jn. 17, 20-22).

 

Luz del Santísimo: ¨VER SACRUM¨ - Primavera Sagrada

La luz del Santísimo está dentro de una esfera que representa el mundo. Esta, se encuentra colocada sobre una patena adornada con una cruz con las iniciales MTA. La parte inferior de la patena tiene tres cruces que recuerdan la herencia de los caídos en la guerra y que pertenecieron a la primera generación fundadora (las Cruces Negras). El soporte de esta lámpara lleva la inscripción: "Ver Sacrum", primavera sagrada, ideal de la generación que regaló este símbolo al Santuario en la noche del Año nuevo de 1940. También es un símbolo representativo de la Juventud Masculina.

 

Espíritu Santo:

En el cielo raso del coro del Santuario hay una paloma, símbolo del Espíritu Santo. Nos recuerda el Cenáculo, donde los apóstoles, reunidos en la misma sala de la última cena, en torno a la Santísima Virgen imploraron la venida del Espíritu Santo. De igual forma, la Santísima Virgen quiere implorar para nosotros el Espíritu Santo en el Santuario de Schoenstatt. La Familia de Schoenstatt Marplatense colocó este símbolo del Espíritu Santo en el Santuario el 17 de octubre de 1998, con ocación de la celebración de las Fiestas Patronales del Santuario.

 

Arco de la puerta:

Sobre el arco de la puerta del Santuario hay un gran "Ojo" que representa la mirada providente de Dios Padre, que todo lo ve. Este símbolo, por su forma triangular, en la Iglesia y durante muchos siglos, se lo ha considerado representativo de la Santísima Trinidad.

 

Ermita:

El 18 de Noviembre de 1984 abrimos el Año del Centenario con la bendición del terreno, ofrecimiento del mismo a la Virgen y bendición de la Ermita. No se trata de ninguna aparición de la Santísima Virgen, sencillamente fue el primer lugar que se escogió dentro del predio para reunirse entorno a Ella y tener, como Familia, un lugar de oración y peregrinación.

 

Memorial del Padre Kentenich:

Su base, es donde estamos incluídos todos aquellos que nos dirigimos al P.K., allí se encuentra la Piedra Fundamental con la inscripción ¨A Patre ad patrem¨ (del Padre hacia el Padre).

Las tres columnas de igual tamaño pero en diferentes planos (como escalones para ascender) simbolizan las tres personas de la Santísima Trinidad, como así mismo las tres gracias del Santuario y las tres Virtudes Teologales: Fe, Esperanza y Caridad. En medio de estas columnas que miran y apuntan hacia lo alto, está inserto nuestro Padre y Fundador, por medio del cual Schoenstatt existe para la Iglesia Universal.

 

Arbolito de Federación de Matrimonios:

Este arbolito se encuentra ubicado a un costado del Memorial del P.K., es un ¨aguaribay¨ que crece muy lentamente, nos fue regalado por la Familia de Federación de Mendoza en el Primer Encuentro Nacional de la misma, que se realizó en Florencio Varela en Abril de 1987. Este regalo se nos hizo a cada comunidad donde existía un curso de Federación y por tal motivo se lo bautizó como árbol de la FILIALIDAD. Fue plantado el 18 de Octubre de 1990. Hasta hoy, podemos decir, que este arbolito ha ido creciendo a la par del curso 4to. ¨Cor unum in Patre, la vida por el Terruño¨ de la Federación de Matrimonios de Mar del Plata. Un designio de Dios.

 

Imagen de la Virgen

El original fue pintado al óleo en la última década del siglo XIX por el pintor suizo Luigi Crosio, nacido en Alba en 1835, fallecido en 1915 en Turín, bajo el título: "Refugium Peccatorum" (Refugio de los pecadores). Es muy probable que su hija Ana haya posado como modelo. Actualmente la pintura está en posesión de las Hermanas de María. Dicho en términos modernos, la imagen tuvo record de ventas. El 10 de octubre de 1898 la imprenta de Zürich de los hermanos Künzli compró los derechos de la imagen y la comercializó en diferentes versiones, entre ellas también en la impresión litográfica en colores. Después de 1914, cuando los alumnos que en Schoenstatt se formaban para las misiones buscaban junto con su director espiritual una imagen de María para la antigua capillita de San Miguel, un profesor de la institución compró, en una tienda de antigüedades, una de estas impresiones litográficas y se la regaló en 1915 a la joven Congregación Mariana. Recién en Schoenstatt la imagen recibió el título de "Mater ter Admirabilis", Madre tres veces Admirable. La Santísima Virgen fue venerada bajo este título en el siglo XVI en Ingolstadt donde el sacerdote jesuita Padre Jacobo Rem había fundado la primera Congregación Mariana en la Universidad de Bavaria.

En 1935 el Padre Kentenich explica lo que esta imagen significa para Schoenstatt:

"Es verdad que así como el pueblo sencillo la acoge con alegría, para nuestra gente culta es, no pocas veces, "piedra de escándalo" que causa un sentimiento de rechazo y por eso una crisis en relación al Movimiento. La imagen llegó a la capilla en 1915, en cierto modo provisoriamente, para sacarnos de un apuro. Dado que el Movimiento ahora ha crecido con ella, no se la puede separar más."

Nuestra manera de pensar fue aprobada con el tiempo incluso hasta con un cierto entusiasmo. Es muy probable que si nuestra imagen fuera del gusto moderno, muy pronto el Movimiento sucumbiría ante el peligro de cierto naturalismo, de un esteticismo religioso o de un intelectualismo y esto le sinificaría escuchar su "sentencia de muerte". Así en cambio, cada persona culta interesada en él se ve exigida a tomar una decisión personal, a dar una mirada más profunda a las fuerzas que obran en él y de esta manera a afirmar o rechazar al Movimiento como movimiento de vida y gracias. En la imagen está permanentemente simbolizado y expresado el "escándalo de la cruz" con lo cual se torna efectiva la gran ley del Reino de Dios: "Y ensalzó a los humildes".

Alrededor del cuadro de la Mater se encuentra la siguiente inscripción: ¨SERVUS MARIAE NUNQUAM PERIBIT¨ (Un siervo de María nunca perecerá).

Gracias que la Virgen María concede en los Santuarios

El poder que la Santísima Virgen manifiesta en el Santuario es un poder moral, un poder de intercesión. Ella manifiesta allí, principalmente, su poder de Madre, Reina y Educadora. Las gracias principales que regala en los Santuarios son tres:

  1. La gracia del COBIJAMIENTO: Ella nos acoge y nos cobija, permitiéndonos un arraigo en Dios Padre experimentándonos como sus hijos.
  2. La gracia de la TRANSFORMACIÓN INTERIOR: Una transformación del corazón en Cristo. A ella le entregamos nuestro desvalimiento e impotencia para que lo eleve como ofrenda al Padre Dios y lo transforme en un nuevo corazón a imagen del de Cristo.
  3. La gracia del ENVÍO Y FECUNDIDAD APOSTÓLICA: Lo que hemos experimentado y lo que ha obrado Cristo, a través de María, lo queremos transmitir, lo debemos transmitir a otros para que ¨vengan a beber del Torrente de amor que nace del Santuario¨. Cada vez que invitamos a un ser que amamos a visitar a la Mater en su Santuario, estamos haciendo viva esta gracia del Envío y Fecundidad Apostólica. Lo que hemos recibido gratuitamente, lo debemos dar gratuitamente. Además, María nos da las fuerzas necesarias para volver a nuestras actividades cotidianas con un nuevo empuje, alegría y paz.

Alianza de Amor

La Alianza de Amor con la Virgen María es una actualización original de la Alianza de Amor que Dios hace con los hombres. Los cristianos nos incorporamos en la Nueva Alianza mediante el bautismo. Por el bautismo pasamos a formar parte del nuevo Pueblo de la Alianza, la Familia de Dios, que es la Iglesia. En este contexto entendemos la Alianza de Amor en Schoenstatt, como una forma original de asumir la alianza bautismal, de renovarla y profundizarla en estrecha unión a María.

La Alianza del 18 de octubre de 1914 en el Santuario es una concreción más de la voluntad de Dios de entrar en diálogo con el hombre, por medio de María. Esta búsqueda encontró respuesta en el Padre José Kentenich, quién asoció en su respuesta a los jóvenes que tenía a su cargo como Director Espiritual.

Desde la Alianza de Amor, vivida en profundidad, nace también una fuerte conciencia de misión; lleva a quienes la sellan a convertirse en eficaces instrumentos en manos de María, para colaborar con ella en la renovación religioso-moral del mundo.

"La Alianza de Amor con la Virgen, tal como se ha desarrollado y proyectado históricamente, es una profunda y eficaz renovación, una confirmación y un seguro de la alianza bautismal, es decir de la Alianza con Cristo y la Santísima Trinidad. Cada consagración, renovación y profundización de la Alianza es para el intelecto y la voluntad una nueva, libre y consciente decisión por Cristo; una nueva decisión por su persona, por sus intereses y por su Reino... Ella equivale a un crecimiento más profundo en una íntima comunión de amor entre nosotros, Cristo, y el Dios Trino." (Padre José Kentenich, 1952).

 

 

Argentina